Cuando la ficción renunció a la ciencia