Fahrenheit 451: cuando redujimos el futuro a cenizas